¿Cuán Pronto Volverá Jesús?

La mayoría de nosotros tenemos una curiosidad insaciable de penetrar en el futuro. Queremos saber que hay más allá del horizonte. Pero las predicciones exactas son inevitablemente elusivas. Incluso tenemos dificultad para predecir el tiempo y la temperatura de mañana.

Pero hay Uno, sin embargo, cuyas profecías han probado ser completamente exactas. Jesucristo, por medio de su Palabra, puede revelarnos el futuro. Él es un Guía digno de confianza. En esta lección vamos a estudiar lo que él nos dice acerca de su segunda venida. Después de todo, ¿quién podría saber más del fin del mundo que Aquel que lo creó en el principio?

1. SEÑALES DE QUE CRISTO VOLVERÁ PRONTO

Después que Cristo aseguró a sus discípulos que vendría a este mundo por segunda vez (S. Juan 14:1-3), ¿qué pregunta le hicieron ellos?

"Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué SEÑAL HABRÁ DE TU VENIDA, y del fin del siglo?" -- S. Mateo 24:3. (A menos que se indique algo diferente, los textos bíblicos en esta Guía de Estudio son de la versión Reina-Valera revisada en 1960).

Jesús les contestó clara y positivamente. En los capítulos 24 de San Matero y 21 de San Lucas dio algunas "señales" o evidencias para que pudiéramos saber cuándo su venida estaría cerca. Otras profecías de la biblia nos ayudan a completar el cuadro con detalles sobre las condiciones del mundo antes del regreso de Cristo.

Veamos diez señales proféticas que nos muestran el camino al cielo, y examinemos las preguntas que se haría un viajero moderno, a medida que las fuera leyendo.

Señal 1 -- ¡Angustia! ¡Terror! ¡Perplejidad!
Veinte siglos atrás, Jesús dio una descripción profética de la vida actual, que parece salida del noticiero de la noche:

"Entonces habrá SEÑALES en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra ANGUSTIA DE LAS GENTES, CONFUNDIDAS a causa del bramido del mar y de las olas; DESFALLECIENDO LOS HOMBRES POR EL TEMOR Y LA EXPECTACIÓN DE LAS COSAS QUE SOBREVENDRÁN EN LA TIERRA; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. ENTONCES VERÁN AL HIJO DEL HOMBRE, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca". -- S. Lucas 21:25-28.

No hay descripción más exacta para el mundo de hoy que la que aparece en estas palabras: "desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra". Las armas almacenadas serían suficientes para destruir nuestro planeta. ¿Y qué sucedería si un terrorista se apoderara de un arma atómica o biológica? La angustia creciente de hoy hace que la de ayer parezca más pequeña.

Pero Jesús nos da una esperanza básica para esta era calamitosa. El "temor y la expectación" sólo refuerzan la verdad de que Cristo está realmente muy cerca. La gente de nuestros días a menudo gime de frustración, y dice: ¡"Mire cómo está el mundo!" Pero el estudiante de la profecía bíblica exclama con esperanza: "¡Mire QUIÉN vendrá pronto a nuestro mundo!"

Señal 2 -- Calamidades mundiales
¿Encajan los desastres naturales dentro del cuadro de sucesos de los últimos días?

"Y habrá GRANDES TERREMOTOS, y en diferentes lugares HAMBRES Y PESTILENCIAS; y habrá terror y grandes señales del cielo... Cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que ESTÁ CERCA EL REINO DE DIOS". -- S. Lucas 21:11, 31.

Año tras año los terremotos han aumentado en número e intensidad. Se consideran terremotos grandes los que miden siete o más en la escala de Richter. En el siglo XVIII se registraron seis terremotos de esa categoría; en el siglo XIX, siete y en el siglo XX más de 100. La evidencia crece más a medida que nos acercamos a nuestros días. El mundo no ha dejado de estremecerse. Nuestro siglo XXI ¿traerá más terremotos o la venida del Rey de reyes?

Pensemos en el hambre por un momento. Imágenes de niños desnutridos, con sus vientres hinchados aparecen en las noticias continuamente. ¿No es irónico que un mundo que puede enviar hombres a la luna no pueda alimentar a sus habitantes? Jesús sabía que las hambrunas persistirían debido al egoísmo de la naturaleza humana, los gobiernos corrompidos y los conflictos armados, y que todo esto aumentaría a medida que se acercara el fin del tiempo.

Señal 3 -- Acumulación de riqueza
Las riquezas parecen caer en las manos de unos pocos, mientras más y más personas son víctimas de la pobreza. ¿Por qué?

"Habéis acumulado tesoros en los últimos días". -- Santiago 5:3.

A pesar de nuestros conocimientos sobre economía y de la producción bruta del mundo occidental que nos deja atónitos, los ricos se hacen más ricos y los pobres son más pobres cada día. Las fortunas multimillonarias son otra señal de que "la venida del Señor se acerca" (Santiago 5:8).

Señal 4 - Descontento civil
Hay descontento y huelgas a pesar del avance tecnológico y el aumento de riquezas. ¿Por qué?

"He aquí clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; Y LOS CLAMORES DE LOS QUE HABÍAN SEGADO han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos... Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA". -- Santiago 5:4, 8.

Después de predecir una acumulación de riquezas sin paralelo, el apóstol menciona los disturbios de los obreros descontentos y el aumento de la tensión entre ricos y pobres. Santiago indica que eso es otra señal de que "la venida del Señor se acerca".

Señal 5 -- Decadencia moral
Las fibras morales de la sociedad parecen desmoronarse. ¿Por qué?

"También debes saber esto; que EN LOS POSTREROS DÍAS VENDRÁN TIEMPOS PELIGROSOS. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; ...mas LOS MALOS HOMBRES Y LOS ENGAÑADORES IRÁN DE MAL EN PEOR, engañando y siendo engañados". -- 2 Timoteo 3:1-5, 13.

¿Puede alguien pensar en una descripción más exacta del mundo en que vivimos? Por doquiera se ven espectáculos de arrogante materialismo. Hay una alarmante epidemia de abuso contra los niños, de incontables escenas de jóvenes fuera de control y de adolescentes que hieren y matan a diestra y siniestra. Todo esto nos presenta un cuadro elocuente de que la venida de Jesús está muy cerca.

Señal 6 -- Aumento del ocultismo
¿Por qué el interés por el ocultismo ha aumentado tanto en nuestros días?

"Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos". -- S. Mateo 24:14.

Estas palabras de Jesús predicen que en el tiempo del fin se verán toda clase de señales y milagros falsos. Las brujas y los adivinos aparecen en la televisión, y los que difunden la Nueva Era están por doquiera, vendiendo cristales mágicos y comunicándose con los espíritus. Las manifestaciones falsas y las maravillas abundan. Todo esto nos hace ver en forma contundente lo que Jesús predijo, que estamos viviendo en el tiempo de "la venida del Hijo del Hombre" (S. Mateo 24:27).

Señal 7 -- Un mundo que despierta
¿Qué significa el despertar de África, el Medio Oriente, Europa Oriental y las naciones del Lejano Oriente?

"DESPIÉRTENSE LAS NACIONES, suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. Echad la hoz, porque la mies está ya madura, ...porque mucha es la maldad de ellos. Muchos pueblos en el valle de la decisión; PORQUE CERCANO ESTÁ EL DÍA DE JEHOVÁ en el valle de la decisión". -- Joel 3:12-14.

En el Asia de hoy, en África, Europa Oriental, las repúblicas de la ex Unión Soviética y el Medio Oriente estamos presenciando quizás el despertar más extenso de toda la historia, "porque cercano está el día del Señor".

Señal 8 -- Planes de paz y preparativos de guerra
Vivimos en un mundo extraño. Todos están de acuerdo en que debemos darle oportunidad a la paz. Hablamos de paz, pero las rivalidades reprimidas, algunas por cientos de años, degeneran en conflictos. Los profetas Miqueas y Joel predijeron que a la vez que las naciones hablaban de sus deseos de paz (Miqueas 4:1-3), la desconfianza en sus vecinos los llevaría a prepararse para la guerra (Joel 3:9-13).

La Biblia describió nuestro presente dilema de guerra y paz, y declaró que la paz reinará en forma permanente en la tierra sólo cuando Jesús venga.

Señal 9 -- El progreso moderno
¿Por qué después de siglos de historia el trans-porte y la comunicación han acercado al mundo?

"...HASTA EL TIEMPO DEL FIN. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará". -- Daniel 12:4.

El profeta predijo que el conocimiento de sus profecías aumentaría en "el tiempo del fin". Pero el lenguaje que usa en esta descripción se refiere también a nuestra era de información computarizada. La tecnología en todas sus ramas ha aumentado a la velocidad de la luz en estos últimos años. Ha habido más cambios en los últimos cincuenta años que en los anteriores dos mil.

"MUCHOS CORRERÁN DE AQUÍ PARA ALLÁ, y la ciencia aumentará". Hasta 1850 la gente viajó en caballos y carruajes. Pero ahora, a velocidades mayores que el sonido, circundamos el globo con aviones r├ípidos a la exploraci├│n espacial.

El aumento y rapidez de los viajes y la inundación de invenciones nos dan más evidencia de que estamos viviendo en "el tiempo del fin".

Señal 10 -- El evangelio a todo el mundo
Jesús predijo que justamente antes de su venida, el evangelio llegaría a todo el mundo:

"Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin". -- S. Mateo 24:14.

Durante décadas casi la mitad del mundo estuvo encerrado tras una cortina de hierro, que impedía escuchar las Buenas Nuevas. Pero casi de la noche a la mañana, Europa Oriental pareció escapar de las garras del comunismo. La Muralla de Berlín cayó y con ella el poderoso imperio soviético. De pronto, la mitad del planeta se abrió a la predicación del evangelio.

El evangelio está "alcanzando a todo el mundo" como nunca antes. Con la moderna tecnología se puede transmitir el mensaje cristiano en forma simultánea a casi toda nación. Estamos viviendo en los días de los que Jesús dijo: "Será predicado este evangelio del reino en todo el mundo... y entonces vendrá el fin".

2. ¿CUAN PRONTO VENDRÁ JESÚS?

Después de describir los eventos que caracterizarían el tiempo que precedería a su segunda venida, Jesús concluye sus observaciones diciendo:

"De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca". -- S. Mateo 24:34.

La conclusión es clara; la generación presentada en estas señales de la profecía verá el regreso de Jesús a la tierra. No pasará mucho tiempo antes de que él limpie de pecado y sufrimiento este mundo, y establezca su reino eterno. Jesús advierte que "el día y la hora nadie sabe... sino sólo mi Padre" (S. Mateo 24:36). Y continúa:

"Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis". -- S. Mateo 24:44.

3. JESÚS, LA ÚNICA ESPERANZA DEL MUNDO

Cristo es la única y mejor esperanza para el mundo porque sólo él puede enfrentarse al enemigo que todo lo destruye: el pecado. Él murió en el Calvario para hacer posible la derrota final del mal y la liberación para todos los que aceptan su oferta de salvación.

"El que practica el pecado es el diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo". -- 1 S. Juan 3:8.

El mismo Jesús que sanará al mundo de todas sus enfermedades al destruir el pecado, desea también borrar la carga del pecado de su vida, ahora mismo. Usted no tiene que esperar a la segunda venida de Cristo para encontrar liberación de la maldad, de la ansiedad y del sentido de culpa que le agobian. Jesús anhela darle a usted esta clase de paz AHORA MISMO.

Juanita asistía a unas reuniones religiosas, y de pronto se sintió extrañamente conmovida por la presentación del evangelio. A medida que escuchaba la historia del pronto regreso de Jesús, todas sus inquietudes eran respondidas. Se dio cuenta que había estado buscando amor, felicidad y paz en lugares equivocados. Jesús tenía la respuesta.

Cuando el evangelista y su asociado la visitaron, Juanita les contó la historia de su amarga y accidentada vida. Se había hundido en el alcohol y se sostenía por medio de la prostitución.

Pero la voz que había alcanzado su corazón era la voz de Dios que le hablaba tiernamente. Y ella tomó una firme decisión: invitar a Jesús a venir a su corazón como su Salvador, y poniendo su esperanza en su pronto retorno.

En las semanas que siguieron, Juanita notó que sus temores e inseguridades se desvanecían a medida que se comunicaba con Jesús. No estaba orgullosa de su pasado, pero la gracia y el perdón de Cristo fueron más poderosos que sus pecados. La experiencia del ladrón en la cruz significó mucho para ella. Este hombre pecador, en sus últimos minutos de vida, se dirigió a Jesús y le rogó: "Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino" (S. Lucas 23:42). Jesús le respondió inmediatamente prometiéndole que tendría un lugar con él en el paraíso (vers. 43).

El mismo Jesús que tan bondadosamente le otorgó el perdón a Juanita y al ladrón moribundo, le ofrece también a usted la salvación, el perdón completo de sus pecados y la paz mental. Descúbralo por usted mismo.

Puede orar como lo hizo el malhechor arrepentido, y el Señor le responderá: "Vendré otra vez, y estarás conmigo en el paraíso".

©www.vop.com